Desde hace mucho tiempo, los lentes de contacto han sido la solución ideal para las personas con enfermedades en los ojos que pueden corregirse con lentes, pero que desean prescindir de las tradicionales gafas con armazón.

Gracias a las nuevas tecnologías en el campo de la óptica y la optometría, podemos encontrar una gran diversidad de lentes de contacto, que se engloban en dos grandes grupos: lentes de contacto rígidos y lentes de contacto blandos, siendo éstos últimos los que se diseñan y fabrican con mayor frecuencia, para usos correctivos y también estéticos.

Entre los tipos de lentes de contacto más comunes destacan:

-Lentes de uso diario, con fines correctivos y que suelen ser desechables.

-Lentes de contacto para uso prolongado, igualmente, para cuestiones correctivas, pero que pueden usarse en un tiempo prolongado, de acuerdo con las indicaciones del optometrista.

-Lentes de contacto tóricos, que son los ideales para corregir problemas de astigmatismo.

-Lentes de contacto de color, con fines estéticos para cambiar el color de los ojos, aunque también pueden fabricarse para corregir problemas visuales.

-Lentes de contacto decorativos, meramente estéticos, que solo trasforman la apariencia del ojo.

En cualquiera de todos estos casos, si has decidido usar lentes de contacto, es importante acudir con optometristas especializados para realizarte un examen de la vista, con el cual, podrán determinar qué tipo de lente es el ideal para tus ojos.

En Óptica del Sol somos expertos en lentes oftálmicos, progresivos y de contacto, será un placer atenderte. Contáctanos.